Clinica de Dolor en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

Cómo cuidar la columna vertebral

La columna vertebral, una estructura ósea vital que sostiene nuestro cuerpo y facilita nuestra movilidad, a menudo se pasa por alto en términos de cuidado y atención. Sin embargo, su salud es crucial para el bienestar general y la calidad de vida.

En este artículo, exploraremos los tipos de lesiones de la columna vertebral, el papel fundamental de la terapia de rehabilitación física en su tratamiento, y estrategias para cuidar la columna vertebral de forma preventiva a lo largo del tiempo.

Lesiones comunes de la columna vertebral

La columna vertebral, se compone de 33 vértebras que se distribuyen en cinco regiones: cervical, torácica, lumbar, sacra y coccígea.

  • Las vértebras cervicales, ubicadas en la parte superior, permiten movimientos del cuello
  • Las vértebras torácicas, en la región media, están conectadas a las costillas.
  • Las vértebras lumbares, en la zona baja, brindan soporte y flexibilidad.
  • La sacra y coccígea, en la base, forman una estructura sólida.

Entre estas vértebras, los discos intervertebrales actúan como amortiguadores, proporcionando flexibilidad y absorbiendo impactos. Esta compleja pero eficiente estructura es esencial para la estabilidad y funcionalidad de la columna vertebral.

Existen diferentes tipos de lesiones que pueden dañar las vértebras, discos intervertebrales, nervios y ligamentos, entre las más comunes se encuentran:

  • Hernia discal:

Ocurre cuando el núcleo pulposo del disco intervertebral se desplaza, comprimiendo las raíces nerviosas cercanas, lo cual puede ocasionar dolor (como una corriente eléctrica) a lo largo de la pierna (comúnmente conocido como ciática), pero con el tiempo, compromete las funciones del nervio como la sensibilidad y movilidad de la pierna.

  • Escoliosis:

Es la presencia de una curvatura anormal de la columna vertebral, que puede ser congénita o desarrollarse durante el crecimiento por alguna enfermedad, movimientos o posturas anormales.

  • Fracturas vertebrales:

Pueden deberse a algún traumatismo como cargar algo pesado, una caída o accidente automovilístico, osteoporosis u otras condiciones que debilitan los huesos.

  • Estenosis espinal:

Un estrechamiento del canal espinal que puede comprimir la médula espinal y los nervios.

  • Lesiones de los ligamentos:

Los ligamentos que conectan las vértebras pueden lesionarse debido a movimientos bruscos o traumatismos.

Terapia de rehabilitación física para cuidar la columna vertebral

Ante una lesión de la columna vertebral, la terapia de rehabilitación desempeña un papel crucial en el proceso de recuperación. Los fisioterapeutas especializados en columna vertebral trabajan en colaboración con los pacientes para aliviar el dolor, mejorar la movilidad y fortalecer los músculos circundantes.

Estas son algunas de las técnicas que se emplean como parte de la rehabilitación física de pacientes con alguna lesión de la columna vertebral:

  • Evaluación personalizada:

Cada paciente recibe una evaluación personalizada para determinar la gravedad de la lesión y diseñar un plan de tratamiento específico.

  • Ejercicios terapéuticos:

Se prescriben ejercicios específicos para fortalecer los músculos de la espalda, mejorar la flexibilidad y corregir la postura.

  • Terapia manual:

Los fisioterapeutas utilizan técnicas manuales para aliviar la tensión muscular, mejorar la movilidad articular y reducir la inflamación.

  • Educación del paciente:

La terapia de rehabilitación no solo trata la lesión actual, sino que también educa al paciente sobre la prevención de futuros problemas y la adopción de posturas y hábitos saludables.

  • Técnicas de relajación:

El estrés puede contribuir a problemas de la columna vertebral. La terapia de rehabilitación a menudo incluye técnicas de relajación para reducir la tensión y mejorar la salud mental.

Cuidado preventivo de la columna vertebral

Además del tratamiento posterior a una lesión, es esencial adoptar medidas preventivas para garantizar la salud continua de la columna vertebral. Aquí hay algunas estrategias clave:

  • Mantener una buena postura:

La postura adecuada al estar de pie, sentado o levantando objetos es esencial para reducir la carga en la columna vertebral y prevenir lesiones a largo plazo.

  • Ejercicio regular:

Fortalecer los músculos que rodean la columna mediante ejercicios regulares contribuye a su estabilidad y resistencia.

  • Controlar el peso:

El exceso de peso puede ejercer presión adicional sobre la columna vertebral, aumentando el riesgo de lesiones. Mantener un peso saludable es clave.

  • Ergonomía en el trabajo:

Ajustar la configuración del lugar de trabajo, como la altura de la silla y el escritorio, puede prevenir problemas relacionados con la postura y la columna vertebral.

  • Evitar movimientos bruscos:

Realizar movimientos bruscos, especialmente al levantar objetos pesados, puede aumentar el riesgo de lesiones en la columna vertebral. Levante objetos correctamente, doblando las rodillas y manteniendo la espalda recta.

  • Colchón y almohadas adecuados:

Dormir en un colchón firme que brinde soporte y usar almohadas que mantengan la alineación adecuada de la columna vertebral es esencial para un sueño reparador y la salud de la espalda.

La columna vertebral desempeña un papel fundamental en nuestra salud y movilidad diarias. Con la atención adecuada, tanto en términos de prevención como de tratamiento, podemos mantenerla fuerte y resistente a lo largo del tiempo.

La terapia de rehabilitación se presenta como un aliado invaluable en la recuperación de lesiones, mientras que la adopción de hábitos saludables y la atención a la postura contribuyen a un cuidado preventivo a largo plazo. Invertir en la salud de nuestra columna vertebral es invertir en nuestra calidad de vida.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes