Clinica de Dolor en Monterrey

Asesoría especializada. Acompañamiento constante. Instalaciones adecuadas.

¿Cómo puedo saber que tengo migraña?

La migraña es un trastorno neurológico crónico que afecta a millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por episodios recurrentes de dolores de cabeza intensos y pulsátiles que pueden estar acompañados de otros síntomas debilitantes. 

¿Qué es la migraña y por qué sucede?

La migraña es más que un simple dolor de cabeza. Se considera una enfermedad neurológica compleja que involucra cambios en el cerebro, aunque su causa exacta aún no se comprende completamente. Se cree que factores genéticos y ambientales desencadenan la migraña.

Durante un episodio de migraña, se producen una serie de cambios en el cerebro, incluida la activación de vías nerviosas y la liberación de neurotransmisores, como la serotonina. Esto conduce a la inflamación y la dilatación de los vasos sanguíneos en el cerebro, lo que desencadena el dolor y otros síntomas asociados.

¿Cuáles son los desencadenantes comunes de la migraña?

Existen distintos factores y hábitos que se han asociado con el riesgo de padecer migraña o desencadenar los episodios de dolor. A continuación mencionados los más comunes:

  • Factores alimenticios:

Ciertos alimentos y bebidas pueden desencadenar ataques de migraña en algunas personas. Estos pueden incluir el alcohol (especialmente el vino tinto), los alimentos procesados, los lácteos, el chocolate, los cítricos, los aditivos alimentarios como el glutamato monosódico y los edulcorantes artificiales.

  • Cambios en los patrones de sueño:

Tanto la falta como el exceso de sueño pueden desencadenar migrañas en algunas personas. Mantener un horario regular de sueño y descanso adecuado puede ayudar a reducir este desencadenante.

  • Estrés y cambios hormonales:

El estrés emocional o físico puede desencadenar ataques de migraña. Además, los cambios hormonales en mujeres, como los relacionados con el ciclo menstrual, embarazo o menopausia, pueden desencadenar episodios de migraña.

  • Estímulos sensoriales:

La luz brillante, los ruidos fuertes o ciertos olores pueden desencadenar migrañas en algunas personas. La sensibilidad a estos estímulos puede variar entre individuos, pero puede ser un factor desencadenante significativo.

  • Factores ambientales:

Los cambios climáticos, como la presión barométrica, las altitudes elevadas o la exposición a ciertos olores químicos, pueden desencadenar migrañas en algunas personas sensibles a estos cambios.

Los factores de riesgo para la migraña incluyen:

  • Antecedentes familiares:

Tener familiares con antecedentes de migraña puede aumentar la probabilidad de padecerla. Los estudios sugieren una predisposición genética a esta afección.

  • Sexo y edad:

Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de experimentar migrañas, especialmente durante los años reproductivos. Sin embargo, los hombres también pueden sufrir migrañas, y estas pueden cambiar en frecuencia e intensidad a lo largo de la vida.

  • Condiciones médicas y medicamentos:

Ciertas condiciones médicas, como trastornos del sueño, depresión, ansiedad o enfermedades crónicas, pueden aumentar el riesgo de migraña. Algunos medicamentos también pueden desencadenar migrañas como efecto secundario.

  • Estilo de vida:

Hábitos como fumar, consumo excesivo de cafeína, falta de ejercicio regular o una dieta poco saludable pueden aumentar el riesgo de desarrollar migraña.

Entender estos desencadenantes y factores de riesgo puede ser útil para quienes buscan controlar sus episodios de migraña. Identificar y evitar los desencadenantes específicos, además de adoptar un estilo de vida saludable, puede contribuir significativamente a la prevención y reducción de los ataques de migraña.

¿Todos los dolores de cabeza son migraña?

No, los dolores de cabeza se clasifican en diferentes tipos, y la migraña es uno de ellos. Existen cefaleas primarias, como la migraña, y cefaleas secundarias, que son causadas por otra condición subyacente. La migraña se distingue por sus características específicas, como el dolor unilateral, pulsátil, de moderado a severo, acompañado a menudo de náuseas, sensibilidad a la luz y al sonido.

Otros tipos de cefaleas, como la cefalea tensional, se caracterizan por una presión constante o sensación de opresión en ambos lados de la cabeza, generalmente de intensidad leve a moderada y sin síntomas asociados como náuseas o sensibilidad extrema.

¿Qué tipos de migraña existen?

Dentro del amplio espectro de trastornos neurológicos, las migrañas son un tema de especial interés. En el caso de nuestra creadora de contenido web, es fundamental proporcionar información detallada y comprensible sobre los distintos tipos de migraña. Existen varias clasificaciones, pero las más comunes son la migraña sin aura y la migraña con aura.

La migraña sin aura es la variante más prevalente, caracterizada por dolores de cabeza pulsátiles, generalmente en un solo lado de la cabeza, acompañados de síntomas como náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz y al sonido. Este tipo de migraña puede durar entre 4 y 72 horas.

Por otro lado, la migraña con aura se distingue por la presencia de síntomas sensoriales antes del inicio del dolor de cabeza. Estos pueden incluir destellos de luz, líneas onduladas, o incluso dificultad en el habla. Aunque menos común que la migraña sin aura, proporcionar información detallada sobre ambos tipos es crucial para una comprensión completa.

Además, es importante destacar que existen subtipos menos conocidos, como la migraña vestibular, caracterizada por mareos y problemas de equilibrio, y la migraña oftálmica, que afecta la visión. Estos detalles permiten a la audiencia de nuestra creadora de contenido web obtener una visión más completa y precisa de la diversidad de síntomas asociados con las migrañas.

Es crucial señalar que, si bien la información proporcionada aquí es informativa, siempre se recomienda que aquellos que experimentan migrañas consulten con profesionales de la salud para un diagnóstico y tratamiento específicos. En Neurocenter, entendemos la importancia de brindar información precisa y accesible sobre estos temas neurológicos para empoderar a las personas en la gestión de su salud cerebral.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la migraña?

Los síntomas de la migraña pueden variar de una persona a otra y entre episodios. Los más comunes incluyen:

  • Dolor pulsátil y unilateral:

Suele afectar un lado de la cabeza y empeora con la actividad física.

  • Sensibilidad a la luz (fotofobia) y al sonido (fonofobia).
  • Náuseas y vómitos.
  • Auras visuales o sensoriales:

Algunos pacientes experimentan síntomas visuales, como destellos de luces, líneas onduladas o pérdida temporal de la visión. También pueden experimentar alteraciones sensoriales, como hormigueo en manos o cara.

  • Alteraciones en el habla o dificultades en el lenguaje.
  • Los episodios de migraña pueden durar desde unas pocas horas hasta varios días y afectar significativamente la calidad de vida.

¿Cuándo debo acudir al neurólogo?

Es crucial buscar atención médica si experimentas dolores de cabeza intensos y recurrentes, especialmente si se presentan junto con otros síntomas como fiebre, rigidez en el cuello, debilidad, entumecimiento o pérdida de conciencia. Estos podrían ser signos de una condición más grave que requiere evaluación médica inmediata.

Además, si tus dolores de cabeza interfieren con tu vida diaria, es recomendable buscar ayuda profesional para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de migraña?

El diagnóstico de migraña se basa principalmente en los síntomas y la historia clínica del paciente. No hay pruebas específicas para diagnosticar la migraña, pero los médicos pueden utilizar pruebas de imagen como resonancias magnéticas o tomografías computarizadas para descartar otras condiciones que podrían estar causando los síntomas.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la migraña se enfoca en aliviar los síntomas agudos y prevenir los episodios futuros. Las opciones terapéuticas incluyen:

  • Medicamentos agudos: analgésicos, antiinflamatorios no esteroides (AINEs), triptanes y ergotaminas para aliviar el dolor durante un ataque.
  • Medicamentos preventivos: se utilizan para reducir la frecuencia y la gravedad de los episodios, incluyendo betabloqueantes, antiepilépticos y antidepresivos.
  • Terapias complementarias: cambios en el estilo de vida, como manejo del estrés, ejercicio regular, dieta equilibrada y técnicas de relajación pueden ser útiles.
  • Estimulación Magnética Transcraneal (EMT): esta terapia no invasiva ha mostrado promesa en el tratamiento de la migraña al influir en la actividad cerebral. La EMT apunta a áreas específicas del cerebro con pulsos magnéticos, ayudando a modular la actividad neuronal asociada con la migraña.

La estimulación magnética transcraneal ha emergido como una opción terapéutica interesante y prometedora para la migraña. Esta técnica busca modular la excitabilidad de ciertas áreas del cerebro, ayudando a prevenir o reducir la frecuencia e intensidad de los ataques de migraña. Aunque se necesitan más estudios para confirmar su eficacia a largo plazo, la EMT ha mostrado resultados alentadores en la reducción de la frecuencia y la gravedad de los episodios de migraña en algunos pacientes.

Teléfono
81 2089 2244
ó
ó
También puedes enviarnos un mensaje por WhatsaApp para agendar tu cita.

Descubre nuestros artículos más recientes